En las costas del Atlántico, más precisamente en Mar del Plata y en Manantiales Club de Mar, se inaugura hoy el primer ecodriving range de Argentina. Un lugar especial y exclusivo para la práctica del golf frente al mar, donde se combinan nuevas tecnologías amigables con el medio ambiente, el sol, la arena y nuestro deporte favorito.

El cambio climático, el cuidado de la flora y la fauna, el agua dulce, el agujero de Ozono son ahora palabras habituales en el vocabulario de cualquier persona. Por tal motivo, y por la creciente preocupación por el medio ambiente, Manantiales Club de Mar trae a la Argentina el primer ecodriving marino, específicamente en pelotas de golf ecológicas.

De esta manera los fans del golf no perderán la oportunidad de “tirar pelotas” para mejorar su performance y a la vez divertirse a través de las pelotas de golf ecológicas creadas por Albert Buscató, un emprendedor catalán de gran visión. Estas pelotas de golf no son tóxicas y son 100% biodegradable. Es importante destacar que no se han hecho para jugar torneos, sino para practicar golf desde los yates, en resorts con facilidades en la primera línea de mar, en las playas o en las orillas de lagos y ríos.

Según su creador, su respuesta se asemeja bastante a la que se obtiene con las bolas que se usan en los campos de práctica. En el caso de los hierros cortos, la distancia es muy similar; con los hierros largos, llega hasta el 80% de la distancia habitual y, con las maderas, se alcanza un 70%. Son capaces de soportar impactos de hasta 1.000 kilos y velocidades de 200 kilómetros hora.