Según un estudio de MasterCard, socio mundial oficial del torneo, la actividad económica total que generarán los visitantes con motivo de la Copa Mundial de Rugby 2011 podría alcanzar los US$654 millones

La actividad económica relacionada con el deporte en Nueva Zelanda podría llegar a los US$11,7 mil millones al final de la década

La Copa Mundial de Rugby 2011 podría generar US$1,67 mil millones (NZ$2 mil millones) en la economía deportiva mundial, donde la visita de extranjeros a Nueva Zelanda generaría US$654 millones (NZ$782,5 millones), según una nueva investigación encargada por MasterCard Worldwide.

La investigación de MasterCard (El Impacto Económico en el Rugby Global. Parte IV: La Copa Mundial de Rugby 2011) revela que la actividad económica relacionada con el deporte podría llegar a los US$11,7 mil millones (NZ$14 mil millones) en la economía de Nueva Zelanda al final de la década.

La investigación es la cuarta entrega de una serie encargada por MasterCard Worldwide y realizada por el Centro para el Negocio Internacional de Deportes (CIBS, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Coventry, luego de los informes sobre el impacto económico de los Torneos de las Tres Naciones y de las Seis Naciones de 2010 y un informe sobre los Mercados Emergentes del Rugby en abril.

La última entrega analiza el valor de la Copa Mundial de Rugby 2011 en virtud del flujo comercial de corto plazo que generará la presencia de seguidores internacionales del deporte que gastarán en bares, clubes, tiendas, hoteles, corredores de apuestas y dentro de los estadios, además de los gastos en marketing de parte de patrocinadores y organizaciones en las ciudades en las fechas cercanas a los partidos.

Asimismo, estudia los impactos económicos de largo plazo en la economía de Nueva Zelanda y el legado del Torneo en general. Al presentar el informe a los medios y a los invitados en una breve conferencia de prensa en Auckland, el investigador del CIBS Dave Arthur expresó que el Torneo se destacaría respecto de sus predecesores.

“Este Torneo no será igual a ningún otro: concentrará un interés mucho más fuerte que el habitual en todo el mundo, lo que a su vez impulsará el interés comercial en el evento y las actividades relacionadas con el mismo”, afirmó.

El informe revela que para finales de esta década, el gasto de los consumidores en la economía deportiva de Nueva Zelanda podría alcanzar los US$1 mil millones (NZ$1,2 mil millones). El incremento en el turismo, el patrocinio cívico y el desarrollo comercial generados por el Torneo se estima en US$1,21 mil millones (NZ$1,44 mil millones), mientras que la cantidad de personas que se desempeñan en puestos relacionados con el deporte podrían aumentar hasta sumar entre 52.000 y 58.000 al término de esta década, según el informe.

Otros factores que probablemente aumentarían la actividad económica de corto y largo plazo comprenden la programación de los partidos de la Copa Mundial de Rugby 2011 para horarios más tardíos y el desarrollo permanente del rugby en países con mercados emergentes, como Rumania, que ha experimentado un aumento del 222% de participación en el rugby desde la Copa Mundial de 2003, y Rusia, que competirá por primera vez en este Torneo.

El incremento en el valor de la Copa Mundial de Rugby como marca

El Torneo concentrará un interés mucho más fuerte que el habitual en todo el mundo debido al incremento en la fortaleza de la Copa Mundial de Rugby como marca y la importancia del retorno a su hogar espiritual: en esta edición del Mundial será la primera vez que el torneo regrese a la misma nación anfitriona y a la misma sede de la final desde 1987.

Conforme a las ventas de boletos anticipados, más de 95.000 seguidores internacionales del deporte visitarán Nueva Zelanda. La venta total de entradas, que (incluidas las ventas nacionales) se espera que alcance los 1,35 millones, generará ingresos de US$224,5 millones (NZ$268,5 millones ) para sus organizadores.

“El hecho de que el Torneo se dispute en el hogar espiritual de este deporte con la nación anfitriona ocupando el puesto número uno en el mundo y siendo una de las marcas comerciales más fuertes del mundo, aumenta aún más el valor de la marca y la atracción de la Copa Mundial de Rugby”,  explicó el profesor Simon Chadwick, Director del Centro para el Negocio Internacional de Deportes (CIBS, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Coventry.

“La Copa Mundial de Rugby es actualmente uno de los eventos deportivos mundiales más importantes después de los Juegos Olímpicos y de la Copa Mundial de la FIFA. No sólo Nueva Zelanda gozará de los beneficios de su impacto y legado en los años venideros, sino que la economía deportiva mundial en términos más amplios, recibirá con agrado el impulso que aporta este Torneo”.

Se espera que los horarios más tardíos de los partidos (muchos partidos de la ronda de grupos comienzan a las 8.30pm, mientras que las semifinales y la final comenzarán a las 9pm) alienten mayores gastos en las ciudades sede de los partidos y sus alrededores, ya que los seguidores disfrutan de la hospitalidad local antes de los partidos, según desarrolla el informe.

Se prevé una “bonificación dominical” adicional a través de un aumento en la cantidad de gente que viajará a Auckland para la final. El informe expresa que la programación de los partidos en horarios más tardíos también le dará un impulso a los medios de transmisión radial y televisiva, con una audiencia mundial de alrededor de 4 mil millones de personas que se espera sintonicen el Torneo.

El Director Ejecutivo de la Federación Internacional de Rugby (IRB, por sus siglas en inglés), Mike Miller afirmó: “La Copa Mundial de Rugby es uno de los tres eventos deportivos más importantes del mundo y el más destacado de este año. Como subraya el informe, aportará una actividad económica significativa en todo el mundo y, en especial, en Nueva Zelanda, tanto durante el Torneo como a largo plazo”.

“Sin lugar a dudas, este Torneo será espectacular, memorable. Se disputa en una nación que ama al rugby y que ocupa el primer lugar en el mundo, y será más competitivo e impredecible que nunca. Además de las naciones donde el rugby cuenta con más arraigo, los seguidores del deporte podrán ver naciones emergentes como Rusia, que jugará por primera vez en esta Copa, y Rumania, donde la participación ha aumentado un 222% desde 2003, lo que contribuye al interés que despierta el Torneo e inspira un crecimiento mayor”.