La marca de indumentaria para mujer Praliné lanza “Followers”, su colección Otoño-Invierno inspirado en el “Lindy Hop”, estilo un estilo de baile muy enérgico y desenfrenado, popularizado en Nueva York en la década del ’40.

Praliné - Otoño Invierno 2013

Este nuevo invierno quise homenajear a las ” Followers” con el lema “En el Lindy Hop nos llaman Las Followers pero somos nosotras quienes elegimos bailar con ellos…¨dice una de las bailarinas.

El “Lindy Hop” para entrar en detalle, es un estilo de baile del swing popularizado en Nueva York, se crea posteriormente al Charleston (1943) nace cuando estos bailarines empezaron a incorporar posiciones abiertas intercalándolas con las tradicionales posiciones cerradas. Esta apertura de posición es en lo que se conoce como ‘Whip’ o ‘Swing Out’.

“Son Followers y Líderes los que conforman esta dupla y si bien la traducción es ‘Seguidoras’ quedé asombrada con la libertad que tenían ellas al bailar… si bien son los líderes quienes las guían, tomando a la mujer a su paso, siento que ellas transgreden algunas reglas de baile que hasta ese momento el visto bueno y la novedad estaba en manos únicamente del hombre”, cuenta Paola Guerschuny, diseñadora y alma de Praliné.

Sensuales, elegantes y divertidas, así eran las Followers y el espíritu que tiene ésta colección de Praliné.Y lo transmite desde la elección de los tejidos, tipologías y estampas.

Se eligieron gasas, creppes y sedas como géneros predominantes. Dentro de las tipologías, se destacan los jeans de tiro alto, pantalones pinzados y las camisas con mangas fruncidas. Toma elementos del mundo gráfico de la época, se detiende en los ornamentos de ese momento cultural, como las invitaciones a bailes y toma detalles de las big bands del jazz y los instrumentos musicales.

Ese fue el objetivo, ampliar un poco más el mundo Follower y su actitud. Los vestidos y las faldas largas y cortas, plisadas, con mucho vuelo (y movimiento) para seguir el ritmo.

Las leggins estampadas y metalizadas, que son uno de los items destacados de este invierno. Los lunares, las rayas y estampados invaden las prendas dándoles una personalidad única y reafirmando el estilo de la marca. La paleta de colores va desde el bordó como color protagonista de este invierno, hasta el terracotta, naranja, mostaza, amarillo, coral y los pasteles como el rosa y celeste.