El “Desafío Unir el Mundo” es un proyecto científico y deportivo

Hazaña mundial y récord guiness

En Moscú, el nadador tucumano Matías Ola enfrentó el Estrecho de Bering, en el marco de la maratón por postas Intercontinental Swimming Relay, completando el primer cruce del Proyecto Desafío Unir el Mundo.

Unir El Mundo 1

Foto: Guillermo Gallishaw.

Providence (un pequeño pueblo en el extremo oriental de Siberia), fue el punto de partida de la maratón, donde 66 nadadores de diferentes puntos geográficos (16 países), recorrieron 134 kilómetros hasta Wales (Alaska). Durante seis días, los nadadores realizaron los relevos en el agua, soportando bajas temperaturas, grandes olas, corrientes oceánicas y frío extremo. El deportista argentino nadó en siete oportunidades con temperaturas de entre 4ºC y 10ºC, luchando contra los mareos, las olas de hasta cuatro metros y las fuertes corrientes.

“Fue durísimo para todos, un verdadero desafío humano y deportivo. Por eso, ahora que piso el suelo de Alaska, no puedo dejar de emocionarme”, manifestó Matías Ola, ya en suelo firme, en la playa de la pequeña villa de Alaska, Wales, ubicada a pocos kilómetros del Círculo Polar Ártico.

Recordamos que junto a Matías se encuentra parte de su equipo formado por Pablo Testa, (entrenador), el Dr. Eduardo Regés, y Natalia Szydlowski, Lic. en Nutrición y antropometrista, Ariel Calderón (director documentalista), y Guillermo Gallishaw (fotógrafo documentalista). Lograr el primer objetivo, después de un frustado cruce en el Estrecho de Gibraltar por razones climáticas, es una gran paso para el equipo Unir el Mundo.

Con respecto a la maratón y a pesar de lo difícil que fue el recorrido con bajas temperaturas, los nadadores avanzaron de forma sostenida hasta las islas Diómedes (la Grande es de Rusia y la Pequeña es de Estados Unidos), lugar especial de recorrido porque allí pasa la línea del cambio de fecha mundial.

El esperado final a sólo 20km de Alaska, y después de avanzar más de 100km, sufrieron un fuerte choque de corrientes marinas que detuvo la expedición. Un gran esfuerzo por parte de los nadadores que avanzaban unos pocos metros, y algunos hasta retrocedían, complicándose nuevamente por el clima, con olas de hasta cuatro metros. La expedición volvía nuevamente a cero, con el peligro que significaba para el soporte de los botes semirrígidos.

Unir El Mundo 2

Foto: Guillermo Gallishaw.

Después de esperar 12 horas, analizando condiciones climáticas y alternativas para cruzar fuertes corrientes marinas, se dispuso hacer un nuevo intento. Aún así, una vez más debieron suspender el cruce: casi no se lograba avanzar y un duro Estrecho de Bering, mostraba su peor cara: fuertes vientos, olas y tormentas fue la prueba de fuego para un gran equipo mundial.

Finalmente, después de 10 horas de espera, la maratón continúo. Igualmente los nadadores desafiaron nuevamente el mar (Matías llegó a nadar con corrientes de hasta ocho kilómetros por hora y olas de tres metros).

“Desde un principio supe que el camino para Unir el Mundo sería un gran desafío, esto recién comienza, sé que no es fácil, pero hoy me siento feliz de estar en el camino y que sigamos avanzando. Tengo la suerte de contar con un equipo humano y profesional que tiene un gran empuje”, manifestaba del deportista argentino en el cierre del Intercontinental Swimming Relay.

Intercontinental Swimming Relay

La organización de la maratón acuática, por postas, Intercontinental Swimming Relay que unió Rusia con Estados Unidos estuvo a cargo de la Armada Rusa, en el buque hospital Irtysh , que contaba con una tripulación de más de 150 personas, entre militares, personal médico, nadadores, oriundos de 16 países. La característica especial de estos nadadores fue la práctica en modalidad de nado de aguas abiertas y frías, sin traje de neoprene. Los países representados fueron Rusia, Estados Unidos, Irlanda, Italia, Estonia, China, Ucrania, Polonia, República Checa, Australia, Sudáfrica, Latvia, Inglaterra, Finlandia, Chile y Argentina.

El sistema de postas consistía en relevos, donde cada deportista nadaba entre 10 y 15 minutos. Luego de eso, otro nadador se tiraba al agua, y en un acto simple como chocar la mano, daba por finalizada su parte, para luego salir y recuperarse, hasta poder tirarse nuevamente. Estos relevos, eran seguidos por tres botes semirígidos que tenían la misión de llevar y traer a los deportistas desde y hacia el buque hospital Irtysh. Además, en esos botes, asistía también una especie de árbitro que observaba que todo se cumpliera de acuerdo a lo planeado. Requisito necesario para determinar que este relay entrara al libro de los Récord Guinness de Rusia y Europa.

Unir El Mundo 3

Foto: Guillermo Gallishaw.

Área científica de Unir el Mundo

El área científica de Unir el Mundo, quienes trabajaron de forma constante durante los 13 días que duró la estadía en el barco, tuvieron la oportunidad de estudiar a nadadores de varios países participantes del encuentro. Del total de todos los nadadores, se realizaron 41 antropometrías a hombres y mujeres, teniendo en cuenta que fueran nadadores de aguas frías. El resto de la población no contaba con los parámetros que se necesitaban para el estudio científico, con lo cual fueron descartados.

Asimismo se realizaron las estadísticas pertinentes como medias, medianas, desvío estándar, mínimo, máximo y percentiles de todas las variables y resultados de la composición corporal, a fin de obtener los primeros datos descriptivos, y de esta manera encontrar el biotipo de estos nadadores de aguas abiertas frías. No han sido comparados con otras muestras, debido a la falta de literatura actual de estudios antropométricos en este tipo de población.

Al mismo tiempo, analizaron la composición de la dieta ofrecida en el barco, y evaluaron la alimentación pre y post nado, de modo de considerar las necesidades nutricionales para este deporte. Finalmente, tomaron muestras de sangre para valorar el metabolismo energético y su respuesta a la inmersión al agua fría.

Los datos obtenidos serán relacionados con la investigación de la adaptación y recuperación de la hipotermia y la variación del rendimiento deportivo ante el stress por frío a diferentes temperaturas y condiciones ambientales. Con este estudio, se pudo obtener la primera referencia del biotipo de este deporte extremo, considerando que se encontraba el grupo de elite de los mejores nadadores del mundo de aguas abiertas frías. El equipo científico contó con los permisos y el apoyo logístico del Gobierno Ruso.

Prensa Proyecto Unir el Mundo