Tras anunciar su participación en el próximo Dakar 2011 al volante de un buggy McRae del equipo ProDakar, el polifacético piloto de Arrecifes se tomó unos minutos para revelar detalles de la preparación con vistas a la gran carrera de enero próximo
Cuáles serán las fortalezas y debilidades de “La Legión Argentina” que conformará con Emiliano Spataro y Juan Manuel Silva, su admiración por Carlos Sainz, la estrategia a desarrollar, su relación con el experimentado team holandés, el apoyo de los argentinos y sus vivencias personales al abordar el fuera de pista en la 15º categoría de su largo historial deportivo, son sólo algunos de los temas del diálogo

A lo largo de su carrea deportiva, Norberto Fontana compitió en 14 categorías automovilísticas: Karting, Fórmula Renault, Fórmula Ford, F3, Fórmula Nippon, Fórmula 3000, F1 (como tester y piloto en cuatro grandes premios), Indy, Porsche Super Cup, GT 500, TC 2000, TC, Top Race, Opel Lotus. Nunca hasta ahora, sin embargo, compitió en rallies, y su participación en el Dakar -la primera modalidad fuera de pista- sumaría a su historial la categoría Nro. 15.
En esta entrevista exclusiva realizada por Red Bull, el piloto revela cómo se prepara para correr con la Legión Argentina en la próxima edición -la tercera- del Rally Dakar que se realizará en la Argentina en enero de 2011.
¿Cómo surgió la idea de participar en el próximo Dakar?
La idea surgió hace algún tiempo con Juan Manuel Silva y con Emiliano Spataro. Cuando se corría en África y pese a la gran difusión que tenía, lo veíamos muy lejano, a la distancia. Pero cuando empezó a correrse en Argentina comenzamos a pensar en la posibilidad. El segundo año lo vimos todavía más cerca e incluso surgió la chance de hacerlo este año. Entonces decidimos informarnos. En principio pensamos en correrlo un auto. Pero pronto vimos que sería inaccesible.
Después pensamos en los cuatriciclos, y así llegamos a concretar este sueño de correr la carrera más larga y más difícil del mundo… Decidimos no emprender algo tan grande como un auto porque no nos daba el presupuesto. Además, si armábamos un auto nuevo, no lo íbamos a conocer, y si hay que tirar 16 días, seguro que vas a romper algo. ProDakar ya tiene la parte mecánica solucionada y el año pasado llegaron… Eso implica un crédito con el que, si no cometemos errores, tendríamos que llegar, por lo menos. Ésa es la idea.
Nunca habías corrido en rally, pese a que has pasado por muchísimas categorías del automovilismo. ¿Cómo te preparás para debutar fuera de pista, y nada menos que en un Dakar?
Muy tranquilo, El rally es una carrera contra el reloj todo el tiempo, donde hay superprimes y demás. Pero, si bien el Dakar es parecido al rally, es además una carrera muy larga. Podría compararla en pista, digamos, con las 24 Horas de Le Mans. Va a ser como correr las 24 Horas de Le Mans por 15 días. Esto quiere decir que tenés que salir con la cabeza muy fría. Por ejemplo, si hay un bache o una piedra filosa, hay que tratar de levantar el acelerador y seguir tranquilo: es preferible perder 5, 7 u 8 segundos, en vez de romper una cubierta y tener que parar media hora. O tal vez romper el auto y perder tres horas. Hay que ir administrando el auto con la mentalidad puesta en llegar.
En una carrera como las que corremos cada fin de semana estás siempre muy presionado, muy al límite, porque hay que ir rápido, el de atrás viene rápido y hay que pelear el puesto… Pero me parece que en el Dakar es muy importante no cometer errores como chocarse una piedra, hay que ver muy bien el terreno… Y a diferencia de un rally tradicional, en el que también vas todo el tiempo contra reloj, al Dakar hay que tomárselo con calma, tratar de que pasen los días y no cansarse. También son muy importantes temas como la navegación, la preparación física, la hidratación… En este caso todo eso es más importante que la carrera contra reloj y lo que en realidad te lleva a llegar. Estamos tratando de mentalizarnos en eso.
Seguramente la nuestra será una forma de afrontarlo distinta a la de Carlos Sainz, por ejemplo. Él sí va presionado, porque corre con un equipo oficial, está contratado, y tiene que salir a ganar. Nosotros lo tomamos como una experiencia, vamos a trataremos de conocer de qué se trata. Y si nos va bien, vamos a pensar en los Dakar de los próximos años, tal vez elevarnos de categoría… Veremos.
¿Cómo coordinás esta preparación con tu intensa actividad en Top Race, en TC y TC 2000?
Recién arrancamos y recién estamos con los preparativos. Tenemos pensado ir a probar a las dunas de Fiambalá y a distintos terrenos, recorriéndolos un poquito con Orly Terranova, que también nos está dando una mano. La idea es no desayunarnos en el momento con algo que no conocemos. Hemos hablado con gente que ha corrido el Dakar y nos han dado algunas explicaciones. Pero ProDakar tiene ya catorce ediciones de experiencia y mucho conocimiento de lo que es un Dakar… También vamos a ir a Holanda para charlar largamente con el equipo y trabajar en la mecánica del auto, desarmarlo, familiarizarnos con la transmisión, conocer las piezas que se rompieron el año pasado.
Sabemos, por ejemplo, que tuvieron un problema con la tierra y los filtros de aire. La idea es trabajar en esas cosas y conocer a fondo el arenero, desarmarlo y armarlo 3 ó 4 veces… La navegación, la alimentación y la hidratación son otros puntos clave. El tema del físico no me preocupa porque yo hago un Dakar por año, ya que corro como 40 carreras y me la paso viajando en la ruta. Además, entreno físicamente todos los días y el hecho de correr cada fin de semana me mantiene en forma en cuanto a brazos, respiración y demás… En realidad, nuestra vida es una carrera permanentemente, porque cuando no estoy corriendo, estoy probando en 9 de Julio o en Córdoba.
Vos tenés la ventaja de haber pasado por varias clases y categorías (*). Parecería que tenés una gran capacidad de adaptación. Eso es también una ventaja…
Sí… Corrí carreras largas de Endurance en Japón, viví en Europa y en todos lados. Desde los 18 años estoy viajando mucho y estoy muy acostumbrado a todo esto. Pero sé que el Dakar es una carrera difícil: son 16 días de dura exigencia, con uno de descanso. En ese contexto, lo que más me preoc
upan son factores como la navegación, la hidratación, y la mecánica del auto. El resto, manejar y eso… no me preocupa tanto porque es una competencia tan larga que no voy a salir a fondo a romper todo. Tengo que ir tranquilo, y en la medida que el auto me dé confianza iré de menos a más.
Voy a esperar, a ir viendo… Pero sí: me adapto bien a cada modalidad de carrera, me voy mentalizando en eso de lo que se trata, y un Dakar es muy distinto a una pista. Por otra parte, como me crié en Arrecifes, que es una ciudad agrícola, de muy chico anduve mucho por caminos de tierra, en cuatriciclos y moto… un poco, digamos, “a lo indio”. No es como criarse en una ciudad grande como Buenos Aires, donde todo está asfaltado. Además tuve la suerte de haber corrido en karting sobre pistas de tierra. O sea que he andado mucho en la ruta y en el campo…
Contanos cómo es el arenero McRae.
Es un buggy solista. Esto quiere decir que cada piloto va solo, y también que tenemos que hacer la navegación nosotros mismos. El auto es un prototipo construido hace ya tres o cuatro años, pero los holandeses fueron corrigiéndolo, trabajando a prueba y error, hasta que el año pasado corrió su primer Dakar, y llegó. O sea que cumplió las expectativas con creces. Después estuvieron trabajando en los problemas con vistas a esta temporada.
Desde afuera, puede parecer es un prototipo raro, como una araña un poco más grande que un cuatriciclo. Tiene dos sistemas de navegación y por ahora no puedo decir mucho más, porque en realidad todavía no lo conozco. Lo he visto en fotos. Además de viajar a Holanda el mes próximo, gente del equipo ProDakar va a venir temprano para acá, y estamos viendo también traer un auto para las pruebas. Sería lo ideal, para entrenar con el mismo vehículo con el que vamos a correr.
¿Cómo se forma el equipo?
Nosotros ponemos la parte conductiva, nada más. La parte deportiva y logística corre por cuenta de ProDakar. Creo que hay dos o tres mecánicos por auto… Es un equipo grande, con la experiencia de haber participado en 14 Dakar y sé que nos va a faltar nada. Nos va a seguir un camión de asistencia, y vamos a tener toda una infraestructura propia en los vivacs.
¿Cuáles son tus expectativas como deportista?
Creo que vamos a tener mucho apoyo del pueblo argentino, porque somos tres pilotos locales de mucho renombre. Apenas dimos a conocer nuestra participación unos 8000 sitios de internet ya habían levantado la información. Eso me llamó la atención, Después están todos los mensajes que nos llegan a través de la página la web, dándonos su apoyo, diciéndonos que es una buena decisión.
Por otro lado, estamos mentalizados en que lo importante es que queremos llegar, en el puesto que sea. Sobre todo, hay que dar la vuelta. El primer año lo vamos a tomarlo como una aventura, aunque siempre tratando de responder a los patrocinantes que confían en este proyecto. Un punto importante, que hemos charlado con Spataro y Silva, es que si uno sale primero, para, y espera a los demás, para ir los tres juntos. Es que si por ejemplo, me encajo en una duna, con el auto que pesa 700 kilos y lo tengo que sacar yo solo, lo más probable es que pierda de dos a cuatro horas.
En cambio, si estamos los tres juntos, nos podemos ayudar. Y al final, si hay que acelerar… por ahí decidimos que sea carrera libre. Es una carrera muy larga y si queremos hacer la locura de irnos solos adelante estaríamos cometiendo el primer error. Estamos mentalizados en hacerlo en equipo.
¿Cuál creés que va a ser la etapa más difícil para ustedes?
Dicen que la parte de Chile y Fiambalá es la más compleja, con un suelo compuesto por una especie de arena con tierra muy suelta y es muy fácil quedarse encajado. Además, hace mucho calor de día y mucho frío de noche. Justamente, ésa es la parte que queremos conocer primero. Pero, aunque el buggy es más liviano y tiene 150 CV, en comparación con la Tuareg que tiene 500/600 CV -nada que ver una cosa con la otra-, en ese terreno saca ventaja, porque se clava menos en la arena.
¿Cuál es para vos el más “grosso” de todos los pilotos corren el Dakar?
Creo que Carlos Sainz, pero no sólo porque haya ganado el Dakar, sino porque lo conozco a través de otro español, Pedro De La Rosa, mi copiloto en otra época. Sainz tiene muchos años en el WRC, ha ganado mucha experiencia, y es capaz de volcarla íntegramente en una carrera de 16 días. Es un muy pensante. Y si bien en la anteúltima edición, tuvo un problema de navegación que lo hizo volcar en un río, me parece que es un piloto completo para este tipo de carrera.
Sin dudas, una experiencia tan vasta le sirve muchísimo para administrar bien el auto, y acá se trata mucho de eso. Me parece que reúne todas las condiciones para este tipo de carrera. Por eso creo también nos tenemos que mentalizar en que si tenemos la velocidad y vamos a fondo, por ahí nos comemos una duna, rompemos todo el buggy y nos quedamos ahí. Tenemos que saber que va a ser difícil, y más para nosotros, que no conocemos los terrenos y va a ser todo nuevo.
Entrevista: Gentileza – Prensa Red Bull Argentina