El surfer panameño logró batir hoy el récord de mundial de la ola más larga jamás surfeada y el de tiempo surfeado sobre una ola no estática

Durante el Red Bull Canal Cross, el surfer recorrió más de 41,3 millas en poco menos de cuatro horas, antes de que el agotamiento muscular lo obligara a detenerse

Sin embargo, sus marcas, certificadas por el Libro Guiness, ya estaban firmemente establecidas

Dos nuevos récords Guiness quedaron establecidos hoy en el Canal de Panamá, cuando el panameño Gary Saavedra logró surfear durante tres horas, cincuenta y cinco minutos y dos segundos una ola no estática, creada por una lancha.

Además el panameño, 13 veces Campeón Nacional de Surf, recorrió así 41,3 millas (66,46 kms.), estableciendo el nuevo Récord de la Ola más Larga jamás Surfeada. La hazaña de Saavedra comenzó a las 6.40 AM (hora local) sobre aguas del lago Gatún, en el lado Pacífico del istmo.

Desde allí siguió en dirección norte, hacia el Atlántico, siguiendo a un embarcación que creaba una ola de aproximadamente dos pies (unos 61 cm.). De esta manera, logró romper el récord a las 7.46 AM, tras surfear durante más de una hora y seis minutos. Caía de esa manera la marca anterior, establecida el 20 de marzo de 2006 por Steve King, en Inglaterra.

Pero Gary Saavedra solamente detendría su recorrido a las 10.35 AM, tras sufrir calambres en la pierna derecha. “Ya mi cuerpo estaba bien cansado pasadas las tres horas -confesaba Saavedra-. Estuve por caerme ocho veces. En la primera hora y cuarto trabajé muy duro y quemé toda mi energía. Las condiciones estaban muy malas, nunca había entrenado en condiciones así”. El recordman también tuvo que lidiar con las olas creadas por las embarcaciones que transitaban por el Canal, incluyendo cargueros y barcos de pesca.

La paramédico Victoria Cárdenas, quien acompañó atleta para asistirlo ante cualquier eventual emergencia explicó: “Gary tiene el músculo de la pierna derecha trancado y el tendón se le trepó. Esto pasa por el cansancio y por esforzar esa pierna mucho más que la otra. Recomiendo que camine para estirarla y que se coloque paños de agua caliente. Yo esperaba que le diera calambre, porque el esfuerzo que estaba haciendo era bastante. Pero como profesional de salud considero que estaba en muy buenas condiciones. No cualquiera aguanta lo que Gary hizo”.

Tras establecer la nueva marca, Saavedra regresó al área de Gamboa donde fue recibido por su esposa Mónica Baiz y su hija Gabriela, quien hoy cumple su primer año de vida. “Yo sabía que lo iba a lograr, porque cuando Gary se propone algo siempre lo logra”, comentaría Mónica. “Este récord se siente increíble -agregaría Gary-. Nunca me había enfrentado a estas condiciones y superar todos los retos y establecer los dos récords Guiness es el mayor logro de mi carrera profesional”.

Michael Janela, del Libro Guiness, fue el encargado de registrar ambas marcas. “Todo aquel que establece un récord hace algo increíble, pero lo que Gary hizo hoy es realmente asombroso -subrayó-. Dio el máximo de sí, fue hasta el límite, y lo único que lo detuvo fue su cuerpo, no su empeño. Haber logrado este récord surfeando el Canal de Panamá es algo increíble, y lo pone en una clase aparte”.