Una propuesta comprometida con la RSE que afecta positivamente en las personas, el medio ambiente y la economía.

De la Redacción

Positive Label es una propuesta que va más allá de una agrupación. Es un sello que reconoce a las marcas como sustentables, un desfile para dar visibilidad al diseño sustentable y un marketplace online de lujo sustentable para ofrecerle al consumidor la posibilidad de vestir esas prendas de manera simple y al alcance de un smartphone.

Positibe Label - Logo

Impulsado por dos jóvenes emprendedores, Vanina Chiappino y Santiago Bouquet Roldán, esta propuesta es una plataforma de intercambio y trabajo conjunto que busca generar conciencia, educación y cambios que lleven a un impacto social positivo en la industria de la moda.

“Queremos empezar a generar una transformación en las marcas y el consumidor para lograr que la moda mantenga sus estándares de alta calidad y diseño y además sea más sana con las personas y el medio ambiente. Hoy, el consumidor global está atento, evalúa y elige. Buscamos que ese camino sustentable empiece a recorrerse también aquí”, señalaron.

El proyecto nació como una idea de dos personas que se definen como consumidores exigentes. Chiappino es apasionada por la moda como forma de expresión, experta en tecnología y negocios internacionales; dejó su empleo en Google para empezar este proyecto. Por su parte, Bouquet Roldán es economista, trabaja en finanzas internacionales y orienta proyectos a alcanzar fines filantrópicos.

La iniciativa busca un alcance regional: en esta primera etapa de desarrollo, Positive Label realizó un partnership con Instituto-e de Brasil, cuyo fundador y presidente es Oscar Metsavaht -creador de la marca OSKLEN-, embajador de sustentabilidad UNESCO y referente en la moda sustentable con el proyecto e-fabrics.

“Llevamos las buenas ideas al alcance del consumidor”, cuentan sobre el desarrollo del primer marketplace de lujo sustentable del continente, que planean lanzar en 2018. “La mejor manera de promover la industria saludable es que la gente la use”, aseguran sobre la iniciativa para vincular a las marcas saludables de América latina con los consumidores de todo el mundo. California, Nueva York y Brasil -regiones con conciencia en el lujo sustentable, “el nuevo lujo”- serán los primeros objetivos del mercado.

“Las marcas que se suman a Positive Label les preocupa la transformación del mercado de la moda y el nuevo consumidor. Agrupados con un sello tenemos mucho más impacto y visibilidad para lograr la concientización para acompañar la tendencia mundial de una demanda socialmente responsable”, explican.

Positibe Label - Santiago Bouquet Roldán - Vanina Chiappino

Algunas de las marcas regionales que ya se incorporaron al proyecto son Manto Abrigos, que trabaja con productos 100% sustentables argentinos; CALMO, de Uruguay, que trabaja con sedas y teñidos 100% naturales y Chos Redesigned, que hace todas prendas de desechos textiles. La etiqueta brinda un sello de sustentabilidad, que las marcas asociadas pueden agregar físicamente o intervenir sus prendas con la marca de Positive Label para fomentar el cambio.

En expansión

En Marzo del año próximo, esta comunidad impulsará el primer desfile en Buenos Aires enfocado en lujo sustentable. El eje estará puesto en el reciclaje y reúso para hacer moda de autor y de lujo, concientizar sobre la contaminación textil y el fast fashion. Made in Chola, Abre Indumento, Vernna, Calmo, Animaná, Leaf Eco Shoes y NOD son las marcas que ya confirmaron su participación. El instituto-e de Brasil también estará presente para mostrar el desarrollo de la iniciativa e-fabrics.

Positive Label está alineado con ese proyecto brasileño que identifica materias primarias sustentables que puedan ser utilizadas por la industria textil y por la cadena productiva de la moda, estimulando una cultura de consumo consciente. Entre el 2000 y 2006 el proyecto fue incubado por Osklen, una marca de Brasil que valoriza el trabajo de la experimentación con materiales primarios oriundos de procesos sustentables.

Durante São Paulo Fashion Week 2007, e-fabrics comenzó a funcionar como label para comunicar los atributos socio-ambientales del producto. Positive Label apunta exactamente a eso: al consumo consciente, a la producción sana y sustentable y al cuidado de las personas y comunidades que trabajan con textiles Positive Label es triple impacto en la moda.