Glorias del deporte despidieron a la Selección de Maradona en River

En los festejos del bicentenario de la Revolución de Mayo, el seleccionado argentino de fútbol se despidió antes del Mundial y goleó 5 a 0 a Canadá. Deportistas de todas las disciplinas acompañaron al equipo junto al Secretario Morresi y a los campeones de los Evita. Fito Páez cerró la fiesta.

Carlos Tevez encabeza al equipo argentino en la salida al campo de juego. En el cordón del deporte amateur, aplauden Alejandra García, Javier Conte, Osvaldo Suárez, Ricardo González, Ignacio Poletti y Los Murciélagos.

“La Selección va hacer un gran Mundial, el nivel de sus jugadores garantiza un buen rendimiento. Yo sé que Diego y la gloria deportiva se conocieron hace muchos años y andan juntos por la vida”, expresó el Secretario de Deporte de la Nación, Claudio Morresi, apenas finalizó el partido en el Monumental que Argentina goleó 5 a 0 a Canadá y que además de ser parte de los festejos de la víspera del Bicentenario de la patria, sirvió como despedida de la Selección que dirige Diego Maradona antes de viajar al Mundial de Sudáfrica 2010, donde debutará el 12 de junio frente a Nigeria.

En la previa de este encuentro, referentes de distintos deportes recibieron al equipo en su ingreso al campo de juego. Entre ellos, los medallistas olímpicos de oro Walter Pérez (en ciclismo en Beijing 2008) y Eduardo Guerrero (en remo en Helsinki ’52), el ex maratonista multicampeón Osvaldo Suárez, los garrochistas olímpicos Germán Chiaraviglio y Alejandra García, las campeonas del mundo de boxeo Yésica Bopp y Marcela Acuña, el jugador de voleibol Marcos Milinkovic (diploma olímpico en Sydney 2000), el DT de los Pumas Santiago Phelan, los rugbiers Serafín Dengra y Fabián Turnes, y los entrenadores de hockey Sergio Vigil (campeón del mundo en 2002), Gabriel Minadeo (bronce en Beijing 2008) y Carlos Retegui (actual DT de Las Leonas).

“La despida que el deporte amateur le brindó a la Selección argentina de fútbol es un ejemplo de unión y compromiso”, prosiguió Morresi, quien acompañó a los juveniles campeones de los Juegos Evita que entregaron el premio del Bicentenario a la finalización del partido. Minutos después Fito Páez cantó “Y dale alegría a mi corazón” para cerrar la fiesta que tuvo como broche el colorido de los fuegos artificiales.

Maxi Rodríguez le da el segundo tanto a la Selección frente a Canadá. Fue ovacionado por el público en un estadio Monumental repleto.

Y el Secretario completó: “Otra de las cosas que me llenó de alegría fue ver los rostros de los representantes de los Juegos Evita, ganadores en 2009. Sus caras demostraban todo lo que les producía estar al lado de sus ídolos, para nosotros hacer posible el sueño de todos ellos representó una gran satisfacción”.

“Esta experiencia fue impresionante, no me la olvido más. Mi sueño es jugar alguna vez en Primera, ojalá lo haga alguna vez en este estadio. Ver de cerca de los jugadores fue algo increíble, ojalá seamos campeones del mundo”, le dijo a www.deportes.gov.ar Fernando Vigande, arquero de Rivadavia de Lincoln, campeón de los Evita. Con la misma ilusión estaban a su lado el jugador de Lanús Diego Ramírez, la cordobesa María Celeste Agüero y la salteña Claudia Roldán.

La comunidad deportiva banca al equipo de Diego

Ale García contó: “Conocí a Diego Maradona en China, en los Juegos de Beijing, cuando vino hasta la Villa Olímpica para alentar a los deportistas. Ahí le dije que iba a ser el entrenador de la Selección en cualquier momento. Entonces cuando hoy me saludó en la salida del equipo a la cancha se lo recordé y me sonrió. Señal que se acordó de aquel momento, porque desde entonces no nos volvimos a ver”.

Y agregó: “Todos los deportistas que tuvimos el honor de integrar el cordón que despidió a la Selección nos maravillamos porque entendimos que se cumplió con el objetivo que se quería: ‘Que los jugadores la vivieran como un despedida hacia la aventura que significa el Mundial’. Ojalá que cada uno de ellos, cuando dentro de unos días salgan a jugar en Sudáfrica, recuerden el aliento que hoy le brindamos los argentinos”.

Yésica Bopp expresó: “Fue emocionante para los deportistas que pudimos acompañar a la Selección, porque siempre somos los protagonistas y nos motiva que la gente nos apoye. Haber podido estar cerca de ellos fue una alegría inmensa. Cuando se cantó el himno se me puso la piel de gallina, como si fuera a pelear. Creo que los jugadores sintieron que hay un país detrás de ellos jugando también el Mundial”.

Fito Páez cerró la fiesta con su clásico “Y dale alegría a mi corazón” que tuvo el acompañamiento de la gente en las tribunas.

Walter Pérez aseguró: “Sigo mucho a la Selección, como cualquier argentino. Compartir desde adentro la fiesta que se vivió hoy en el Monumental me produjo una adrenalina increíble porque también lo vivimos como deportistas y nos acordamos de alguna vez que competimos y recibimos el apoyo de alguien. Me sentí identificado con la concentración que mostraron los jugadores, trataron de abstraerse del entorno y jugar como profesionales. Aunque en verdad a veces cuesta por la emoción que significa que coreen tu nombre o escuchar el himno nacional”.

“El Mundial puede ser un lotería, lo cierto es que Argentina cuenta con jugadores desequilibrantes que uno admira como deportistas y que van a dar lo mejor para llevar el equipo a lo más alto. También va a ser importante el grupo que se arme previo al Mundial y durante el desarrollo de éste. Tal vez este partido haya colaborado para unirlos como grupo un poco más”, finalizó el ciclista campeón olímpico.

Prensa – Secretaría de Deporte de la Nación