Es uno de los personajes más pintorescos y populares del Dakar: sonrisa sin fin, carisma, calidez y un estilo de vida singular que despierta curiosidad y admiración distinguen, más allá de lo deportivo, al Príncipe Nasser Al Attiyah.

Foto: Gentileza Motores a Pleno (www.motoresapleno.com.ar)

El qatarí, que acaba de pasar a liderar la general entre los autos tras la etapa Antofagasta/Copiapó, fanático de los deportes motorizados, el tiro y los caballos, instaló en el equipo VW una frase árabe que ya resuena sin parar: “¡¡Yala, yala!!”, que en español significa: “¡¡Vamos, vamos!!”

¿Por qué corrés en el Dakar?

De chico soñaba con ser piloto y correr el Dakar. Habría empezado antes, pero mi padre no me permitía dejar los estudios. Así que ni bien terminé de estudiar, comencé a correr… Y estoy feliz porque ya podría decir que cumplí mi sueño de participar en el Dakar como un piloto de alto nivel.

¿Cómo fue la preparación para esta edición?

La verdad es que fue muy intensa. Entrené todos los días de 2010 durante tres horas cada día. Estoy muy tranquilo con la preparación, porque fue muy seria: como debe ser.

¿Por qué es que VW siempre está peleando la punta de este Rally?

Porque es el mejor equipo para cross country. Cuenta con mecánicos e ingenieros de mucha experiencia. Eso hace que VW sea un grupo muy fuerte.

¿Qué extrañás de tu día a día en Doha (ciudad capital de Qatar) cuando estás en competencia?

Sin dudas extraño andar a caballo. En los últimos 15 años he cabalgado dos horas todos los días. Amo hacerlo. Uno de mis caballos favoritos se llama “From Cero to Hero” (“De Cero a Héroe”). Lo adopté cuando tenía siete años y había sido un poco maltratado. Pero después de dos años empezó a competir y a ganar todas las carreras de caballos de Qatar. ¡Y ahora es famoso!… (sonríe ampliamente, satisfecho).

Foto: Gentileza Motores a Pleno (www.motoresapleno.com.ar)

¿Cómo vivís tu relación con la gente y el fanatismo que generás?

Me hace muy feliz relacionarme con la gente. Siento que gracias a mi participación en el WRC y en el Dakar estoy colaborando para que mi país, que es tan chico y remoto para muchos, sea un poco más conocido. Por eso, el chico que flameaba la bandera de Qatar en Chile fue un mensaje que me emocionó mucho. Sentí que realmente estoy colaborando, aunque sea con un granito de arena, para que mi país se conozca más, para que la gente sepa en qué lugar del mapa está Qatar.

¿Tenés planificado volver a Argentina en 2011?

Sí. Seguramente voy a venir para el WRC en Córdoba. Me gusta mucho venir a Argentina, y a Córdoba en particular. Me siento en mi casa… Casualmente, tengo pensado comprar una casa en Carlos Paz. ¿Buena idea, no?

Textos: Prensa Red Bull